Todo lo que debes saber sobre la depresión durante el embarazo

Mujer que padece depresión durante su embarazo

La depresión en el embarazo no es sólo tristeza, no ocurre porque la madre no quiera al bebé, ni por falta de fe o algo así. Entiende mejor lo que es, cómo evitarla y la manera de tratar esta enfermedad.

«Deberías estar feliz», «cuántas mujeres lo intentan y no pueden», «esto pasará», «valora más tu vida», etcétera. ¿Cuántas de esas frases desafortunadas tiene que oír una mujer embarazada con depresión?

La depresión es una enfermedad, no una tristeza momentánea. La madre que sufre de ese mal, a menudo, no tiene información de lo que es, ni sabe cómo lidiar con ella.

Síntomas de depresión durante el embarazo

Estar triste, preocupada y pensar en el futuro de vez en cuando, es normal, e incluso esperado. Entonces, ¿cómo diferenciar la tristeza simple de algo más serio? Conoce los síntomas de la depresión durante el embarazo.

1. Preocupación todo el tiempo

Es común tener muchos pensamientos sobre el futuro, dinero, educación, relaciones y mucho más, todos con un tono negativo, todo el día. Muchas embarazadas dicen pensar en tragedias, problemas y complicaciones en el embarazo, enfermedades del feto y similares.

La mente parece no detenerse ni descansar. Siempre está creando teorías complejas de cosas que pueden suceder (o no).

2. Nada es divertido

¿Recuerdas esas actividades que te hacían tanto bien? Se quedaron sin gracia, son agotadoras y nada interesantes. Los chistes no tienen sentido; las películas pasan lejos de la comedia; y las canciones tristes reflejan tu estado de ánimo.

3. Sentimiento de vacío

Parece que un agujero, vacío y pesado, está en tu pecho, como si nada más tuviera sentido. Las cosas pierden el color y los sonidos te molestan. El sentimiento de querer, o ser, nada sólo aumenta.

4. Falta de concentración

El retraso, ya sea en el trabajo, o incluso con las cosas del bebé, y la falta de concentración, son constantes en los días de gestación. La mente insiste en no estar quieta, siempre saltas entre pensamientos y sentimientos.

5. Inestabilidad emocional

Irritación, tristeza, lágrimas y muchos suspiros profundos. Todos los síntomas de un estado emocional frágil.

Cualquier cosa puede ser el detonante para el comienzo de una discusión, o para otra crisis de llanto; ya sea una palabra, una canción, o incluso un recuerdo.

6. Problemas de sueño

No puedes dormir bien, o no quieres hacer otra cosa que descansar. Los problemas de sueño son una constante entre las gestantes, pero el caso se agrava con la depresión del embarazo.

7. Fatiga todo el día

La futura madre que se despierta exhausta, y pasa el día arrastrándose y duerme muy mal, puede estar sufriendo depresión. Una buena noche de sueño es fundamental para ayudar en esta etapa tan complicada.

8. Desesperanza

El pesimismo, la creencia de que todo va a salir mal, la falta de ánimo y de esperanza, son sentimientos recurrentes. La sensación de pérdida de tiempo también es usual, como si nada más mereciera la pena.

9. Sensación de que algo peligroso está a punto de suceder

Vives en alerta constante, como si en cualquier momento algo terrible pudiera suceder. El corazón se dispara, y tu cuerpo y tu mente divagan entre todos los pensamientos pesimistas del día.

10. Culpa e inutilidad

El sentimiento de culpa, por no estar valorando o disfrutando el momento, es muy grande. Además, la sensación de inutilidad se toma en cuenta por un momento.

Causas de la depresión durante el embarazo

Antiguamente, se creía que las hormonas del embarazo provocaban, en algunos casos, depresión. Lo que no es incorrecto, pero sí  incompleto.

Hoy en día, se sabe que el principal factor para la aparición de este problema es el estrés de la gestación, mismo que puede aparecer en cualquier momento, y tener diversas causas. Entre las más comunes están:

  • Depresión previa, ya sea en embarazo o en familiares;
  • Crisis de ansiedad;
  • Relaciones familiares perturbadas;
  • Matrimonios turbulentos;
  • Pérdida de un hijo, o aborto previo;
  • Relaciones abusivas;
  • Gestación sorpresa;
  • Problemas de gestación.

Tratamiento

Una vez que entiendes los síntomas, es fundamental que busques apoyo médico y psicológico. La enfermedad no se cura con té, conversación u oración.

Además, la embarazada debe:

Mantener la práctica de alguna actividad física, puede ser baile, yoga, caminar o lo que le guste hacer;

Hablar mucho, no sólo con el psicólogo, sino con la familia, amigos, es decir, desahogarse;

Tratar de vivir un día a la vez, sin poner demasiada expectativa en el futuro;

Buscar grupos de apoyo para madres deprimidas;

Elegir los alimentos correctos, siempre con la autorización de su médico o nutricionista.

Cómo evitarlo

¿Notaste los primeros signos pero la depresión en el embarazo aún no se ha instalado? Pon en práctica estas formas de prevención:

No intentes ser perfecta todo el tiempo. Te equivocarás en algún momento, no sabrás qué hacer y te cansarás, respeta tus límites;

Sé la compañera de tu pareja, tracen juntos las estrategias para cuidar al bebé.;

Realiza actividades físicas constantemente, libera endorfina;

Reduce la cantidad de estrés, ya sea de auto provocado o de los demás;

Divide las tareas para reducir el estrés y el retraso;

Si conoces a alguien que se esté enfrentando a este problema, ¡no dudes en ayudar! No dejes a la embarazada sola por mucho tiempo, habla con ella, trata de entender sus miedos y tristezas, habla de cosas positivas y anímala a crear hábitos saludables para mejorar la disposición de la futura mamá.