¿Qué puede provocar un aborto espontáneo?

Mujer triste por la pérdida de su bebé tras un aborto espontáneo

Un aborto espontáneo es la pérdida involuntaria de un embrión antes de que sea viable, es decir, cuando este no es capaz de sobrevivir fuera del útero. Lo anterior ocurre, regularmente, antes de la 20ma semana de gestación.

El término aborto espontáneo se aplica sólo cuando la pérdida se produce antes del periodo señalado. Después de esa fecha, pasa a ser llamado de parto prematuro, ya que existe la probabilidad de supervivencia.

Síntomas y causas del aborto involuntario

El principal síntoma de aborto es el sangrado vaginal. Éste puede variar desde una ligera secreción de color marrón claro, hasta un sangrado abundante. Otros síntomas incluyen calambres y dolor en el abdomen; la secreción de líquidos o tejidos de la vagina; y la sensación de debilidad y mareos. Si tienes alguno de estos síntomas, es importante acudir inmediatamente a un hospital.

Un aborto espontáneo puede ocurrir por las siguientes razones:

  1. Problemas de la placenta. Si se produce un desarrollo anormal de la placenta, puede hacer que el suministro de sangre de la madre para el bebé sea limitado.
  2. Problemas en los cromosomas. En algunas ocasiones, en el momento de la concepción, el feto puede recibir demasiados cromosomas, o no recibir los suficientes. Esto provoca un desarrollo anormal del feto. Los abortos espontáneos que se producen durante el primer trimestre están relacionados, principalmente, con anomalías cromosómicas en el producto.
  3. Anormalidades en la estructura del útero. Un vientre de forma anormal, así como el desarrollo de los fibromas, pueden comprometer seriamente el desarrollo del feto.
  4. El síndrome de ovario poliquístico. Esto se produce cuando los ovarios son muy grandes, causando desequilibrios hormonales en el útero.
  5. Cuello uterino debilitado. Cuando los músculos del cuello del útero son muy débiles, se pueden abrir demasiado pronto durante el embarazo, esto llevaría a un aborto espontáneo.
  6. El estilo de vida. Los hábitos poco saludables como fumar, beber alcohol o usar drogas, pueden causar un aborto espontáneo.
  7. Sobrepeso o bajo peso. Se sabe que la obesidad aumenta el riesgo de aborto espontáneo. Por otro lado, estar por debajo del peso también favorece abortos involuntarios. Las mujeres con un bajo índice de masa corporal corren mucho riesgo.

De acuerdo con una investigación reciente, las mujeres con bajo peso eran 72% más propensas a sufrir un aborto espontáneo durante el primer trimestre del embarazo, en comparación con las mujeres con un peso saludable.

Cuidado con los medicamentos

Las mujeres deben tener mucho cuidado con los medicamentos que toman si saben que están embarazadas, o si esa posibilidad existe. Es fundamental consultar con tu médico qué medicamentos son seguros de tomar durante el embarazo, y cuáles deben ser evitados.

Los medicamentos que se deben evitar durante el embarazo incluyen anti-inflamatorios no esteroides (incluyendo el ibuprofeno, el naproxeno y la aspirina), los parches de nicotina, antihipertensivo, secretagogos, estatinas, la cortisona, los anticonceptivos, y el omeprazol, entre otros.

Además, evite el bicarbonato y la cafeína. El bicarbonato produce alcalosis metabólica, o sea, un aumento del pH natural de la sangre en la madre y en el feto. La cafeína en altas dosis aumenta el riesgo de perder a su bebé por medio del aborto espontáneo.