Embarazo y chocolate, ¿aliados o enemigos?

Mujer embarazada comiendo chocolate

Durante el embarazo, permitirnos algunos placeres alimenticios de vez en cuando no es perjudicial para nuestra salud ni para la del bebé. El chocolate, además de poseer un sabor divino, tiene ventajas importantes que debemos conocer.

Existe una infinidad de sabores y texturas que pueden ser extraídos a partir del cacao; el chocolate es uno de ellos. Así, podemos encontrar chocolates en diferentes formatos y producidos con ingredientes distintos.

Este alimento se ha convertido en el favorito de muchas mujeres y, a la hora hacerle un regalo a alguien, es una elección que no tiene error.

Sin embargo, cuando estamos embarazadas, pensamos que comer chocolate está contraindicado debido a, por ejemplo, problemas como la diabetes gestacional. Por ende, quizás lleguemos a considerar este alimento como algo que puede afectar al bebé.

La cuestión es que, al consumir chocolate, así como cualquier otro producto durante el embarazo, debemos hacerlo con moderación y sin excesos. Sólo de esta forma será un aliado perfecto.

El chocolate en el embarazo, en muchas ocasiones, ayuda a controlar el estado de ánimo, mismo que se vuelve cambiante debido a las hormonas a flor de piel. Por otro lado, es un alimento que puede hacernos sentir felices y satisfechas.

A diferencia de otros alimentos dulces, el chocolate es considerado uno de los más saludables, teniendo en cuenta que el más recomendado es el chocolate amargo, por tener menor cantidad de azúcar y grasa.

Beneficios del chocolate durante el embarazo

A continuación, mencionaremos algunos de los beneficios que aporta el chocolate a nuestras vidas, sin distinguir si estamos embarazadas, o si lo consumimos en cualquier otro momento.

Al chocolate se le atribuyen efectos terapéuticos, tales como bajar la presión arterial o estabilizarla. Esto ocurre gracias a una sustancia en su composición llamada teobromina, que actúa dilatando, o elevando, la tensión según sea el caso.

La preclamsia es considerada uno de los riesgos más temidos en el embarazo. En este caso, la teobromina también se encargará de evitar esos picos de alta tensión. De esta forma, un poco de chocolate de vez en cuando va a ayudar a protegernos.

Otro componente del chocolate es la feniletilamina, un desinhibidor neuronal que produce en el cerebro una sensación de alegría.

El chocolate nos libera del estrés y la ansiedad, ya que aumenta la producción de serotonina y endorfina, generando los sentimientos de bienestar y felicidad.

Si optamos por el chocolate amargo, nos estamos ayudando a reducir el colesterol.

Es un alimento que proporciona hierro y magnesio. Nutrientes muy importantes durante el embarazo.

Un estudio publicado en la revista New Scientist ha demostrado que comer chocolate disminuye los efectos negativos del estrés y la fatiga en el embarazo

Algunas recomendaciones al consumir chocolate:

No consumir en exceso, ya que tiene grasas saturadas y azúcar. Esto puede influir en el aumento de peso.

Entre sus componentes está la cafeína. Sin duda, si comemos en exceso, puede cambiar la frecuencia cardiaca del bebé. La cafeína también crea el riesgo de aborto, parto prematuro y bajo peso en los bebés.

En algunas mujeres, puede causar acidez estomacal, si este es tu caso, la mejor decisión será eliminarlo de la dieta por un tiempo, pues este malestar es bastante incómodo.