Como integrar una nueva familia tras una separación

Nueva familia y cómo no afectar a los más chicos

Cuando se planea un nuevo matrimonio, y ambos miembros tienen familias anteriores existen diversos factores que deben tomar en cuenta para que la convivencia sea lo más normal posible, en este artículo te hablaremos sobre cómo integrar una nueva familia.

Factores a tener en cuanta al integrar una nueva familia

Son muchos los factores a tomar en cuenta cuando decides hacer una nueva familia si tienes hijos y tu pareja también viene de un rompimiento, hay que buscar la forma de integrar tus hijos, los suyos y tal vez lo que tengan juntos, hacerlo de una manera en que todos se sientan cómodos y que la transición sea lo fácil posible.

  1. El nuevo hogar: Generalmente cuando esto sucede ambos o alguno de los dos tiene un hogar establecido, pero lo más recomendable seria hacer un nuevo hogar, un lugar donde todo sea de todos y ninguno tenga un sentido de pertenencia, esto hará mucho más fácil la adaptación de todos los chicos al lugar que es para todos y no sentirán que llegan a la casa de alguien extraño a invadir
  2. Manejar sentimientos: En el momento en que deciden casarse o hacer una nueva familia, deben estar conscientes de lo que vendrá en cuanto a los sentimientos de ex parejas e hijos, es muy probable que los ex se sientan mal y traten de molestar la relación o que los hijos sientan que su padre los abandona y que ya no hay esperanza de reconciliación con su madre y comience a ser hostil con la pareja de su padre.
  3. Definir roles: Es muy importante que antes de casarse definan el rol que cumplirá cada uno en la crianza de los hijos del otro, establecer límites y decidir cómo manejaran esa parte, un patrón de crianza general, reglas que serán para todos pero que sea el padre de cada niño quien de los lineamientos a sus hijos puede ser una buena solución.
  4. Relación entre padrastro y madrastra: Lo mejor es tratar bien al niño, hacerle demostraciones verbales de cariño, evita al principio el contacto físico en cuanto a demostraciones de cariño ya que puede resultar molesto, gana la confianza de tu hijastro demostrándole que quieres ser su amigo y no su enemigo.

Las mejores transiciones son las menos disruptivas

Cuanto más tranquilos hagamos estas transiciones de una familia conformada a otra nueva, mejor será la situación para todos los involucrados, incluyendo padres e hijos. Las investigaciones muestran que durante los períodos de transición en la relación de los padres, el estrés aumenta los problemas de educación con los hijos.

Además, cuando los niños experimentan inestabilidad en el hogar, es mucho más probable que abandonen la escuela, se quieran casar demasiado pronto, y entre los hombres, tengan la inclinación a engendrar hijos que no cuidarán y de los que no se harán responsable.

Eso no significa que los padres en malas relaciones deben poner las necesidades de sus hijos antes que las propias. Simplemente significa que necesitamos, como adultos, crear la mayor estabilidad posible para los niños a lo largo del tiempo. Hay muchas maneras de ayudar a los niños a mantenerse conectados con otras figuras de los padres, incluso después de que las relaciones se rompen. Como padres, nuestro rol es crear las condiciones adecuadas para que esas relaciones sean útiles en lugar de permitir que se conviertan en otra fuente de estrés en la vida de un niño.