Cambios hormonales y físicos durante la adolescencia

Una joven adolescente estudiando

La adolescencia es un período de transición en el que ocurren grandes cambios físicos y psicológicos. Los cambios hormonales que se presentan en la adolescencia representan el principal factor de estrés tanto para los jóvenes como para sus padres, sobre todo cuando se carece de información y educación básica como educadores.

Los cambios físicos en la adolescencia se deben a una glándula que está ubicada en el cerebro, conocida como hipófisis. La hipófisis es la encargada de producir y liberar hormonas, sobre todo hormonas sexuales, que se transportan en la sangre y llegan distintas partes del cuerpo.

Estas hormonas actúan sobre los testículos en el caso de los hombres y llegan a los ovarios en caso de las mujeres, para estimular la producción natural de las hormonas sexuales, y provocar los cambios físicos.

Cambios hormonales en los hombres y las mujeres

En la adolescencia de los hombres ocurren ciertos cambios físicos como los siguientes:

  • El crecimiento físico es mayor en esta etapa.
  • Las glándulas sebáceas empiezan actuar con más veracidad y te salen espinillas.
  • El olor del sudor empieza a notarse mucho más y el adolescente empieza a sudar si antes no lo hacía, por las glándulas sudoríparas.
  • La voz se vuelve más ronca o «gruesa».
  • Crecen los pectorales aunque no te des cuenta.
  • Empieza a salir vello en axilas, caras (bigote y barba) pecho, piernas y brazos.
  • La piel en las zonas genitales se vuelve mas oscura.
  • Ocurre tu primera eyaculación.

Cambios físicos en la adolescencia de las mujeres:

  • Aumenta el tamaño físico en general.
  • Las caderas se notaran más grandes.
  • El cuerpo de niña quedará atrás y se notaran más tus curvas y forma de la cintura.
  • Saldrán espinillas (por el desarrollo de las glándulas sebáceas).
  • Se produce el crecimiento de los senos.
  • La piel se vuelve más grasa.
  • Aparece o aumenta la menstruación.

La tormenta hormonal del adolescente

Según muchos estudiosos, el cerebro en la fase prepuberal / puberal es muy frágil debido a su maleabilidad y extrema sensibilidad a los cambios hormonales. Esto parece ser la base de muchas enfermedades de comportamiento, depresión, ansiedad, trastornos de la alimentación.

No solo se presentan los cambios físicos sino también los cambios emocionales, sentir una tormenta de emociones y descubrir nuevas sensaciones que en nuestra infancia no existían, todo esto junto se puede tornar un poco tedioso de asimilar y de controlar. Es dificultoso para los adolescentes vivir esta etapa (para unos más que para otros), y empezar a comparar sus cambios físicos en la adolescencia con los de otra persona.

Por ello en esta etapa se necesita de compresión y guía por parte de los padres, aunque el adolescente se muestre como un joven adulto que ya toma sus decisiones, él requiere una guía y seguir recibiendo consejos.

Es recomendable tener una buena comunicación con nuestros hijos que les permita vernos como sus amigos y no como un enemigo que solo quiere imponer normas y reglas.

Hacerle entender que en medio de la tormenta hormonal que viven siempre existirán decisiones y responsabilidades, que todos tenemos libre albedrío pero las decisiones tomadas con calma y sentido común siempre son recompensadas.