Algunas cosas que los niños entienden mejor que tú

Los niños entienden mejor que los adultos la vida

Muchas veces se comete el error de subestimar las capacidades de los niños y damos por hecho que sus habilidades llegan hasta cierto límite, pero la realidad es que en la niñez la mente está más receptiva a aprender, y los sentimientos y manifestaciones son más reales, los niños son más inconscientes y menos racionales que los adultos, esto les permite llevar la delantera en muchas cosas de la vida.

Los niños pueden enseñarnos cosas que como adultos olvidamos, ellos están más conectados con los sentidos y sus propios instintos, algo que los adultos, con el fin de adaptarnos al mundo, dejamos de lado para asumir el rol de un ser humano más prudente, serio y poco divertido. Los niños entienden mejor que nosotros cuáles son las verdaderas cosas importantes en la vida.

Este articulo pretende hacerte reaccionar y analizar, en qué momento dejamos de ser niños y hacer lo que el corazón nos pedía, para convertirnos en adultos que se cuestionan por todo en vez de simplemente dedicarnos a vivir.

Cosas que los niños tienen más claras que los adultos

Los niños se cuidan entre ellos: Evitan a toda costa que sus amigos se pongan en peligro, les dicen lo que está mal y lo que está bien, ellos no piensan que deben respetar la independencia del otro cuando ven que están equivocados, ellos saben y entienden que es su deber ayudarlos y cuidarlos si es necesario, aunque tengan que discutir para hacerlo.

Hacen amigos para toda la vida en 1 minuto: Sentarse en el parque junto a un niño nuevo, mostrarle su juguete por un minuto y preguntar su nombre, es todo lo que necesitan para iniciar una conversación amena y pura, los niños no llevan prejuicios ante los demás y asumen que con cualquier niño puede haber una gran amistad.

Siguen las instrucciones al pie de la letra: A veces es divertido porque cometen pequeñas cosas de manera literal, pero esta capacidad es la misma que les permite conseguir logros que para un adulto son difíciles de asumir, los niños no dejan que sus análisis demasiado profundos los distraigan de la sencilla razón de hacer algo como de debe.

No se complican: No les interesa llevar la ropa de moda, o hacer las cosas como lo demás, ellos simplemente disfrutan haciendo las cosas.

Se desahogan: Lloran cuando es necesario y dicen lo que piensan, no se guardan sus cosas para estar atormentados después, la clave de su inocencia es no acumular lo que no desean en su mente.

Valoran las horas de sueño: Un niño escucha a su cuerpo, duerme cuando tiene sueño y come cuando tiene hambre, desde Lugo los adultos tienen más responsabilidades, pero sería bueno aprender un poco a escuchar a nuestro cuerpo como lo hacíamos antes.

Perdonan fácil: Eso de estar enojados para siempre es cosa de adultos, los niños saben que cualquiera se equivoca y no por ese motivo van a ir enojados por la vida, ellos perdonan y aprenden.

Sonríen más y mejor: No les interesa verse bien en la foto ni ser prudentes, ellos ríen como lo sienten y se dedican a vivir cada experiencia.

Entienden mejor la tecnología: Hay estudios que lo demuestran, los niños se adaptan más a la tecnología que adultos mayores de 45 años.

Siempre que puedas evita quitar la libertad a los niños, de cortarle las alas, déjalos ser felices y disfrutar su etapa, al fin y al cabo, algún día la naturaleza se las va a arrebatar y serán los mejores recuerdos de su vida.

Mientras tanto nosotros los adultos debemos aprender a ser niños nuevamente, a vivir sin el que dirán, a ser libres y sobre todo muy felices, algún día fuimos niños y aun llevamos uno dentro, solo hay que dejarlo salir.